h1

Banderas de Nuestros Padres

7 enero, 2007

Acabo de llegar a casa, vengo del cine, de ver junto a Maryjoe y a Perry la última pelicula de Clint Eastwood.

Lo primero que me viene a la mente es una pregunta ¿Cómo hace Clint para conseguir sacar una mano fantasmal de la pantalla, aferrarte el pecho y apretar hasta entrecortarte la respiración?

La respuesta es simple, es un maestro, lleva años siendolo, está en ese panteon de Dioses del celuloide junto a Ford, Welles, Coppola y alguno mas, de ese mismo panteón desde el que, para mi, se suicidó Lucas en 1999.

Cierto es que ya antes de la pelicula el trailer de 300 ya me ha engorilado, y creo que es lo peor, porque cuando mas animado estas es cuando Clint hace su magia y hace que progresivamente, escapando a tu percepción, se inice el lento proceso que te forma un nudo en el estomago que empuja hacia arriba, hacia la boca, para salir al exterior y poder él ver tambien la maravilla que tu estas viendo. Y cuando ya parece que no puedes aguantar mas, aparecen los créditos, y a pesar de que creías que habías llegado al limite, miras melancólico a la pantalla y exclamas ¡Dame mas!

No puedo esperar al 9 de Marzo.

Gracias Maestro. Thank you Master, thank you Clint Eastwood.

Anuncios

One comment

  1. Vaya. Desde luego, me pica la curiosidad.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: